miércoles, 9 de diciembre de 2009

Venom en el Circo Volador - Besando el trasero del Diablo.


Hasta la década de los setenta en el rock solo había de dos, los que la hacían y los que no. Aunque dentro de los que sí la hacían también había diferentes niveles de éxito. Y es por eso que en las revistas musicales te encontrabas con un artículo de Elton John y al darle la vuelta a la hoja ahí estaban los Ramones. Alto contraste pues mientras el ahora Caballero británico tenía sobre su piano las más caras y sofisticadas bebidas, los de Nueva York pasaron casi toda su carrera trabajando duro para sobrevivir y medio dormir en mugrosos cuartos de hotel. Y en programas de televisión podías ver el video del más reciente sencillo de Paul McCartney, seguido por uno de The Clash. Y que se entienda que no estamos hablando de números de venta, niveles de influencia y mucho menos de calidad. Así vendieran de su más reciente disco tres millones o 30,000 copias, de alguna manera convivían todos en el mundo musical.




Pero a principios de la década de los ochenta el underground era ya una atractiva opción en el medio musical, tanto para la existencia (y subsistencia), de bandas, así como también para el público significó una nueva y atractiva opción artístico – musical. Para efectos de estas líneas nos referiremos específicamente al mundo del heavy metal, el cual bajo la indiscutible influencia del punk (con su filosofía de hágalo usted mismo), propició el nacimiento de un movimiento que vendría a separar de una vez por todas y para siempre, al rock en niveles de audiencia. Saludemos al heavy metal subterráneo.




Alrededor del mundo se empezó a presentar una ebullición de bandas, integradas por aficionados a las bandas “establecidas” que durante la década anterior se habían encargado de hacer historia, tales como Judas Priest, AC/DC, Scorpions, Thin Lizzy, UFO, Deep Purple, Led Zeppelin y por supuesto Black Sabbath entre varias más. Y como las compañías discográficas se encontraban muy ocupadas tratando de exprimir, hasta la última gota de leche de la ya muy flaca vaca del punk y por otro lado tenían una nueva oleada de música pop que se encontraba otorgándoles muy buenos dividendos, pues nuestros metaleros se encargaron de grabar, editar y distribuir sus discos o cassettes de manera independiente. Y de igual forma se encargaron de promocionarlo y difundirlo a través de correspondencia a nivel mundial. El intercambio de cintas y fanzines (revistas manufacturadas también de manera independiente), estaba a la orden del día.
.
Sin embargo a pesar de los motivos y las influencias que generaron este movimiento mundial, hubo para el heavy metal subterráneo un par de chispas que encendieron la mecha que hasta el día de hoy se ha encargado de dar fuego a esa enorme industria llamada heavy metal (el calificativo de subterráneo parece haber sido eliminado). Señoras y señores, una de esas fuerzas es Motörhead y la otra, desde las meras profundidades del infierno, es Venom.

Motörhead es la banda con la que Lemmy Kilmister (desde mediados de la década de los setenta), se atrevió a mandar cualquier regla existente en el rock and roll a la chingada y con ella lo llevó al extremo total. Y Venom simplemente le dio a lo logrado por Lemmy un giro satánico, más vulgar, satánico, blasfemo, espectacular, aún más satánico y abiertamente heavy metalero. Incluso Cronos (bajista, cantante y líder absoluto de Venom), declaró que la de Iron Maiden y Judas Priest era música de mariquitas. No existía para ellos algo más absoluto que Black Sabbath y Motörhead, aunque a Cronos le hacía mucho ruido que de entre la imagen obscura y diabólica de Sabbath, Ozzy terminara gritando: “Oh please God help me!”.

.
No vamos a refinarnos una detallada y extensa biografía de la banda de New Castle por que a estas alturas es lo de menos. Pero sí mencionaremos algunos datos de su historia que dejarán muy clara la suma importancia de Venom al heavy metal contemporáneo. A Venom durante sus primeras giras le abrieron bandas como Metallica, Slayer y Exodus (bandas que por supuesto existieron luego de haber escuchado discos como “Welcome To Hell” y “Black Metal” de Venom). En Londres, Venom se negó a dar su primer concierto hasta que pudiera hacerlo en un lugar de renombre y amplio para su despliegue pirotécnico y espectacular; lo cual se dio hasta 1983 en el prestigiado y legendario Hammersmith Odeon. Sin Venom no existirían otras bandas como Hellhammer y Bathory, o sea que no existiría el Black Metal; y entonces ya ni hablemos de Burzum, Immortal, Marduk, Behemot, Cradle Of Filth, Mayhem o Slipknot (de plano para los más chavitos). Y aunque desmarcados estrictamente de la etiqueta black metalera tampoco existiría Megadeth, Napalm Death, Carcass, Sepultura, Sodom, Kreator, Destruction, etc. Es decir que sin duda Venom es al heavy metal subterráneo, lo que Sabbath, Maiden, Judas y Motöhead a su género madre, el heavy metal. Alguien lo duda?




Entonces cómo es que si de alguna manera gracias a la existencia de Venom, muy seguido se presentan diferentes agrupaciones de rock pesado (en cualquiera de sus variantes), en el Circo Volador con moderado éxito de taquilla? (porque de lo contrario los promotores ya no harían conciertos, cierto?), y entonces por qué el sábado pasado ante la presencia de esta leyenda del rock subterráneo solo se congregaron poco más de mil personas?
.
De verdad esto del rock esta comenzando a ser una actividad tan poco relevante para el público? Porque el viejo cuento de la crisis, su servidor recuerda conocerlo desde que apenas era un pequeño Diablo y desde entonces créanme que aprendió a vivir con él. A nadie le sobra el dinero y todo mundo trae un teléfono celular (en muchas ocasiones con tecnología de punta), con el que gasta una buena cantidad de dinero principalmente en tonterías. Al menos el Diablo aún no se ha enterado de alguien que haya muerto por falta de un celular o por no poder mandar un mensaje. Y en el último de los casos pues sí esta muy gruesa la situación económica, pero de ella nadie nos va a sacar más que nosotros mismos. Ahora que, lo curioso es que nunca he escuchado argumentos de crisis un viernes en avanzada sesión de peda incondicional.






De verdad era tan irrelevante la innegablemente tardía visita de Venom a nuestro país? De plano sí es más merecido que Arch Enemy, Nightwish, Opeth y Epica llenen dos noches el mismo recinto y que el público de Venom apenas ocupe la parte baja de la vieja sala de cine? O es acaso el Diablo Despierto un amargado y le pone mucha salsa a sus tacos, al esperar que mucha gente siga vibrando como él con el rock?
.
Al entrar el sábado pasado al Circo Volador se percibía un ambiente bastante raro, ya que había muy poca agente y no había música de fondo. Y por lo tanto se oía el murmullo y si ponías atención hasta te enterabas de la charla del vecino. El Diablo esperaba encontrarse con el inmenso demonio que adornaba el escenario del Hammersmith Odeon en otros tiempos y en su lugar encontró en tamaño moderado al que ilustra la portada de su más reciente grabación “Hell”. Muchas luces distribuidas por lo alto del escenario, ocho gabinetes Marshall de cada lado del mismo y un andamio detrás de la batería. Es decir, que para las posibilidades del lugar, se antojaba un buen despliegue técnico.




Debido a que no hubo acto abridor, el Diablo cree que no se generó el ambiente de expectativa que comúnmente esta dinámica logra. En esta ocasión la ausencia del preámbulo que da la charla en el lobby del lugar (mientras en el escenario ponen todo a punto), nos mandó a todos en frío ante la esperadísima presencia de estas auténticas satánicas majestades, las cuales en punto de las ocho de la noche se manifestaron.
.
Antes del concierto se escuchaba que Cronos estaba enfermo de la espalda y quienes lo habían visto dudaban que se pudiera parar sobre el escenario. Sin embargo sí lo hizo aunque era evidente el trabajo que le costaba. El Pequeño Joaquín asegura que lo vio intentando subirse a las escaleras del andamio sin lograrlo. Y a pesar de eso entregó un concierto de antología. Los dos músicos que lo acompañaron cumplieron, aunque esta claro que Cronos es Venom. La calidad del audio fue pésima y sea de quien sea la responsabilidad (promotor o ingeniero de la banda), creo que al final ante el público el culpable solo es uno. Y me parece que luego de tantos años en el negocio, ese es un detalle que debería de estar ya muy bien pulido.






Pero a pesar de estos inconvenientes nadie escapó de conmoverse al escuchar esas odas satánicas y obscuras, con algo del más elemental thrash metal del que la historia ha podido atestiguar. “Black Metal”, “Welcome To Hell”, “In League With Satan”, “Countess Bathory”, “Witching Hour” y nuevos capítulos negros como “Resurrection”, entre muchos temas más con los que conformaron cien minutos de auténtica misa negra.

.
El nombre de Venom esta escrito con letras doradas en el libro sagrado del heavy metal. Y que pena que haya quienes en lugar de venerar y disfrutar al ejemplar completo, se conforman aún con solo unas cuantas de sus hojas sueltas.










El Diablo In League With Satan.

Fotos tomadas por el Diablo.



12 comentarios:

El rock chingón dijo...

Amen mi querido diablo. Te voy a decir que pedo: El metalero en este país no tiene memoria ni gran cultura metalera. Venom son tan leyenda como maiden y ve que poca gente fue. Pero los que si fuimos WOOOOOOWWWWWW!!!!!! que concierto mas chingón, así como estuvo para mi es el concierto del año.

Luis G. dijo...

Excelente concierto en verdad a pesar de las fallas tanto de quórum como técnicas y (¿porqué no?) de salud.
Cronos demostró de qué están hechas las leyendas. Sus nuevos esbirros merecen el lugar que tienen a su lado, poderosos riffs, batería contundente y mucha pasión. A pesar del dolor que debió tumbar a cualquiera menos parado, Cronos tenía una verdadera emoción y gusto reflejados en su diabólico rostro. Uno tras otro golpes duros y certeros a los oídos de los fans, haciendo de la hemorragia cerebral la cura para el estupendo Black metal traído derechito desde el infierno.
Compadezco a aquellos que no pudieron o no quisieron ir. Un concierto más que memorable, tal vez el mejor del año en cuanto a feeling, brutalidad y poder (power amps set to explode!)

Lay down your souls!

Dagon dijo...

Yo no creo que tenga nada que ver con la crisis ni la falta de "cultura metalera", simplemente considero que su música carece del gancho y accesibilidad que tienen otras leyendas del género.
Yo trato de asistir a la mayor cantidad de conciertos que se pueda, pero Venom nomás nunca ha sido lo mío, los respeto por la imagen, actitud e ideología que han aportado a la escena, pero con todo y ese respeto y sin ánimo de hacer enojar a nadie creo que como músicos son mediocres, y que quede claro que no es niguna crítica para los fans de la banda.
Díganme blasfemo o ignorante, compadezcanme, pero no fui y no creo haberme perdido de mucho.

El rock chingón dijo...

Gagon: pues con todo respeto te equivocas. Digo que no te guste está bien, se respeta tu opinión. Pero créeme SI TE PERDISTE DE ALGO, algo que junto con Celtic Frost fundó lo que hoy es el metal en sus corrientes mas extremas. WOOOW!!!

Diablo Despierto dijo...

En cuanto a lo de que como músicos son mediocres yo difiero. Por que de hecho son de los PEORES en su estilo. Sin embargo su importancia nunca radicó en esa categoría.

Y cuando deliberadamente no se asiste a un evento del tipo que sea, eso es todo un derecho que tenemos como público. El problema radica en que precisamente el público heavy metalero se ha caracterizado por llevar su afición a niveles de fanatismo y siempre lo rodea con argumentos y discusiones muy, pero muy excedidas. Y al momento de hablar se llenan la boca demostrando su admiración y entrega por tal o cual banda, o escena o bla, bla, bla. Y comunmente descalifica a todo lo que no sea metal o que a su criterio no merezca su respeto (por diversas causas). Y ve, cuando se necesito de su apoyo (o presencia pues), ve lo mal que quedaron.

Cabe también el comentario de que fuera de si son o no musicos de calidad o respeto, me parece que se le debe mucho más a Venom que a bandas como Dream Theater (que sin duda son unos musicazos). Es claro que sin Venom es muy probable que nunca hubiera existido Metallica. Entonces cómo es posible que durante este año cerca de 200,000 personas asistieron a sus conciertos en México y el próximo año lo harán también más de 100,000, pagando unos precios ridículamente altos? Qué acaso de entre esa multitud no había unos 2000, solo 2000, que hicieran de este evento un negocio redituable para el promotor, el cual cada ves lo pensará más para seguir cumpliendonos el caprichito a algunos?

Ese es el único punto. Recordemos que el día que dejemos de comprar discos (originales), y boletos para los conciertos se nos acaba el rock a todos. Nos guste o no así es esto.

Saludos.

El rock chingón dijo...

Diablo, habla Usted con sabiduría. Y la verdad si son músicos malones, pero tienen lo suyo. Cronos no toca mal el bajo, y además tiene una idea muy melódica (si, dije melódica) sino escuchen la parte de bajo en el solo de guitarra de 7 gates of hell, Cronos se defiende bastante bien. Mantas no era un superdotado, pero tiene sus riffs muy chingones y sobre todo un sonido inigualable, a Abbadon si no hay ni como ayudarlo. Pero efectivamente, no se trata de virtuosismo para tocar, se trata también de visión, de atreverse, idea, etc., y para esto se pintaron solo los muy condenados, y sino nada mas una escuchadita a sus primeros 4 discos. Ahora resulta que para ser bueno hay que ser Paul Gilbert. Yo creo que si a alguien no le gusta, no hay que buscar pretextos para que no guste, vamos, es como las enchiladas: o te gustan o no te gustan, y no hay razones para que así sea. Pero... de que VENOM es una banda pilar en el metal, eso no tiene vuelta de hoja ni es cuestión de gustos, y los que no fueron (por lo que sea y muy respetable) se perdieron de una leyenda PUNTO. Y si, sin VENOM no metallica, no slayer, no anthrax, y muchos, muchos ETC.

Electric Eye dijo...

Caray Diablo, por como veo el angulo de tus fotos, estuvimos casi casi codo con codo, de haber sabido brindamos con chela y gritabamos juntos VENOM !!!!!!!

Electric Eye dijo...

Algo mas....estoy de acuerdo de que la banda no es un despliegue de virtuosismo....desde cuando el heavy metal tuvo eso en su mas puro origen? (y eso que me late la musica de Ygwie...)Venom es la escencia sucia del metal, las raicez torcidas que lo sustentan, la semilla maligna que siempre etiqueto a este genero (incluso a bandas que no lo merecia se les llamo metal solo por hacer "cuernitos" con las manos!), para concluir diria en los terminos mas apropiados que Venom es y fue el esperma de satanas que engendro el metal extremo! Punto; y quien no le guste, esta en lo correcto, pero para los que crecimos viendo como se desarrollaron muchos de los subgeneros del metal, era indudable estar ahi esa noche!!.

El rock chingón dijo...

Venom es rock tieso y macizo.

merol666 dijo...

Diablo...

Considero que muchas de las cosas que mencionas no tienen objecion, otra mas que eres fan de Venom, por tal motivo despotricar de este o aquel grupo, esta de mas, y mas aun, cuando se trata de una leyenda como Venom, yo no fui al concierto, los motivos, pues son muchos. Ahora las personas que leen (de musica) ademas de que les gusta el heavy metal, saben que Venom se algo muy cabron, son las bases, de muchas bandas que ahora estan consolidades y ademas llenan estadios...

Decir que son musicos mediocres, esta muy cabron el comentario, y mas cuando tienes mas de 20 años haciendolo...

Yo no soy fan de Venom, pero respeto la trayectoria, y respeto lo que comentan los que si son fan's, porque lo vieron, y ver a una banda de la que eres fan, pues simplemente no tiene nombre...

Tampoco soy de los que "colecciona" boletos de todos los conciertos, aunque no me gustan las bandas...

Un saludo Diablo...

Kharlos dijo...

Diablo:

¿Qué de plano no fue redituable para el promotor este Concierto?

¿De plano le fue tan mal?

Es preocupante por lo que mencionas lineas arriba...

Diablo Despierto dijo...

Pues solo quiero aclarar que yo no tengo ni idea de los resultados oficiales, no gozo de informacion de los promotores. Todo lo que digo son mis apreciaciones.

Y es que la cantidad de gente de la que hablo es la que todos los que fuimos pudimos apreciar. No se si con esa cantidad de gente le salga el negocio al artista y/o el promotor (ojala asi sea). Pero por ahi los especialistas dicen que para que un evento de este tipo sea exitoso, tienes que vender al menos tres cuartas partes de tu boletaje. Entonces ustedes saquen sus propias conclusiones.

Se que con los que estuvimos ahi la pasamos super, pero como les dije lineas atras: el dia que dejemos de comprar discos (originales), y boletos de conciertos se nos acaba el rock a todos.

Saludos a todos.